El camino del dolor es la aceptación

La Asociación Chilena para el Estudio del Dolor (ACHED) en una investigación pionera en el 2013, determinó que el dolor crónico no oncológico es hoy una problemática que afecta alrededor de 5 millones de Chilenos.

Esto confirma lo arrojado en la Primera Encuesta (2009 -2010) de condiciones de Empleo, Equidad, Trabajo, Salud y Calidad de vida de los Trabajadores y Trabajadoras en Chile (ENETS) que estimó que el 34% de la población sufría de dolor de espalda y que en el 30,6% ese dolor estaba localizado en la zona lumbar.

A su vez, en la Segunda Encuesta Nacional de Salud Chile (ENS 2009-2010) se concluyó que una proporción importante de la población está expuesta a determinantes psicológicos adversos que la ponen en mayor riesgo de adquirir o evolucionar no satisfactoriamente frente al tratamiento de enfermedades crónicas como síntomas depresivos, stress personal o financiero permanente, bajos niveles de apoyo social emocional y material entre otros.

Dolor hoy se define como “una experiencia sensorial o emocional desagradable asociada a un daño tisular, real o potencial”. Se clasifica en dolor en agudo o crónico, de acuerdo a su duración, más de tres meses es crónico y benigno (no oncológico) o maligno (oncológico) de acuerdo a la gravedad.

https://issuu.com/revistavds/docs/mayo_chicureo2016/21?e=13422767/35320802